+ novedades

Salud Capilar

Natural...

A partir de aceites esenciales, la cosmética más placentera

Diario LA NACION, Suplemento MODA y BELLEZA | jueves 14 de agosto de 2008

Sus efectos relajantes o estimulantes son innegables. Aceites esenciales y otras hierbas extraídas de la naturaleza tienen resultados comprobables desde la experiencia, y hoy no se reservan sólo a métodos alternativos de tratamiento, sino que están también incluidos en fórmulas tradicionales de las más diversas marcas cosméticas.

DESDE LA ANTIGÜEDAD. Hombres y mujeres aumentaban su atractivo hacia el sexo opuesto mediante el uso de extractos vegetales y también animales. Mucho antes del desarrollo moderno de la perfumería, por medios químicos, en la antigüedad los aceites esenciales eran usados en belleza. Siempre vigentes, hoy se siguen empleando debido a sus innegables propiedades estimulantes, relajantes, antisépticas, terapéuticas y desestresantes. Naturales, se obtienen por medio de destilación y su agradable aroma se suma a sus propiedades específicas.

TENDENCIA. Los cosméticos tienden a tener, cada vez más, varias funciones. Dentro de esta ola actual es común la incorporación de aromas en productos cosméticos, para sumar un extra relacionado con el bienestar. Estos aromas pueden provocar un estímulo o un estado de relajación, logrando disminuir el estrés y generando bienestar. Menta, pino, romero, geranio, eucalipto, rosa, lavanda Cada esencia tiene una función, la lista no se termina. Lo que entra en el organismo por medio del olfato, uno de los sentidos más desarrollados, es más de lo que se piensa.

EL ROL DEL CEREBRO. El olor llega a ser reconocido por el cerebro, después de haber viajado por el nervio olfatorio. Entonces llega al sistema nervioso central e involuntariamente provoca una sensación placentera o no.

ENDORFINAS. El sistema nervioso central libera sustancias que disminuyen el dolor y generan bienestar. Los olores agradables, a través de esta vía, liberan endorfinas y provocan sensación de bienestar.

EVIDENCIAS. Ya Hipócrates sostenía que los aceites esenciales eran una vía para mejorar la salud. Si bien hasta hoy no hay ninguna evidencia de que esto suceda a través de la piel, sí se sabe que esto se produce por medio de la mucosa olfativa.

EN ACCION. La mucosa nasal tiene receptores para distintos olores que, por medio de neuronas, se conectan con centros cerebrales a los que estimulan. De esta manera los olores ácidos resultan estimulantes, los florales sedativos y los fuertes pueden ser nauseabundos. Justamente, aseguran que el olfato reconoce como agradable lo que hace bien a la salud.

BENEFICIOS. Los beneficios de los aceites esenciales se relacionan con su composición química que varía según la época del año de la cosecha, las condiciones climáticas de crecimiento, la zona geográfica de donde se recolecta la planta aromática y el cuidado de su extracción.

USOS. En cosmética su uso no se limita a tratamientos de piel. También es un complemento de otros procedimientos para tratar la calidad del pelo y su caída, mediante la aplicación tópica de los aceites en champús de uso diario y en lociones. Se utiliza una mezcla de aceites esenciales de plantas aromáticas como la peperina, el tomillo de campo y la muña muña, que logran una mejora en el crecimiento capilar.

INFLUENCIA. Por su incidencia en la relajación, los aromas pueden relacionarse con la percepción de la persona de los tratamientos estéticos relacionados. Por eso aseguran los entendidos en el tema que el olor predispone a la acción de los productos de tratamiento.

Por Malu Pandolfo

Asesoramiento: Miguel Cisterna, tricólogo, www.CabelloySalud.com ; Adriana Raimondi, médica dermatóloga miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología; Laura Mijelshon, médica dermatóloga del hospital Fernández; Marta Harff, creadora de Per Fumum Bue; Jessica Ketchian, entrenadora de L Occitane.

Algunas propiedades

Almendra es conocida por ser un efectivo suavizante y también reafirmante de la piel.

Arroz rojo , rico en vitamina E, es un gran antioxidante y nutriente. También es reequilibrante, absorbente y matificante.

Oliva estimula la eliminación de toxinas y protege de los radicales libres.

Uva resulta drenante y detoxificante.

Miel asociada a la cosmética es hidratante, suavizante y cicatrizante.

Lavanda es purificante y un conocido relajante.

Enebro tiene propiedades antisépticas, antiinflamatorias, protege la piel de los radicales libres y renueva la epidermis.

Manzana tiene funciones protectoras, aclarantes y cierra los poros.

Karité protege, hidrata y nutre la piel profundamente.

Mentol tiene acción refrescante y antiséptica.

Té verde es un regenerador de la piel.

Canela es antibactericida y antiséptico.

Jengibre es estimulante y tónico.

Copyright DIARIO LA NACIÓN. Todos los derechos reservados.