+ novedades

Salud Capilar

Pelo al sol

Novedades para cuidarse desde la orilla, antes del final de la temporada.

Diario LA NACION | jueves 7 de febrero de 2008

El sol, el cloro, las sales del mar y otros agentes externos, que en general afectan las condiciones del pelo durante el verano, exigen cuidados especiales. No hay que esperar el final de la temporada para ver qué se puede hacer. A medida que la fibra capilar se daña se puede aplicar productos que eviten un deterioro mayor. Hoy hay muchas novedades que dan respuesta a esta problemática.

SOL. Su efecto en el pelo es la pérdida de la humedad natural. Provoca daño en la cutícula y le da una apariencia opaca y gastada. Es mejor evitar el sol en horas pico. Para protegerlo, usar productos con filtro UVB y UVA que preservan la queratina. Además , es bueno que contengan ceramidas, provitamina B5 y derivados de la vitamina E que refuerzan la estructura interna de la fibra. Las cremas de nutrición o texturizadores sin enjuague mantienen la humedad del pelo al envainarlo con una capa fina. Pero lo ideal para detener la acción directa del sol sobre el pelo es cubrir la cabeza con sombrero, gorro o pañuelos, y aplicar una crema hidratante en las puntas. Otra variante es pulverizar con aceites protectores todo el pelo, para formar una película que contrarreste los efectos de los rayos ultravioletas. Más cuidado se logra al usar el pelo recogido sin raya, pues el sol muy fuerte puede dañar el ciclo de crecimiento. Suma el consumir alimentos con hierro, vegetales, derivados de la soja, con vitaminas C, proteínas y minerales. Y además, tomar entre un litro y medio y dos de agua.

CLORO Y SALES CALCAREAS. Presentes en la pileta o el mar, se adhieren a las escamas de la cutícula del pelo y causan deshidratación, falta de brillo y poca flexibilidad. Dan un aspecto débil y quebradizo especialmente en el pelo con color, mechas, planchitas o lacios. Para impedirlo, optar por champús y cremas nutritivas que neutralizan la acción del cloro y las sales. Así se mantiene la hidratación, el brillo y la flexibilidad. Antes de entrar al mar o la pileta, empapar el pelo en agua dulce y volver a hacerlo al salir para barrer los agentes agresivos.

DE VUELTA. Los tratamientos de nutrición intensivos y el uso de productos que refuerzan la estructura interna del pelo, como también los productos antiage, revitalizadores lo recomponen después de las vacaciones. Es conveniente realizar un diagnóstico previo para evaluar el estado del pelo. Los masajes mecha por mecha con nutrientes y los de relajación para el cuero cabelludo y los músculos de la cabeza son otro gran aporte. Un corte de las puntas le da nueva fuerza. Los baños de crema, lubricados de siliconas y tratamientos hidratantes equilibran los daños y mejoran la calidad del pelo. En salón, realizar baños de crema con lípidos, glúcidos y prótidos para devolverle sus características propias, humectarlo y nutrirlo. Se recomienda una frecuencia semanal o de dos veces por semana. La crema debe aplicarse en los largos y las puntas. Si no, envainar la fibra con emolientes o texturizadores a base de miel o hena. Un sistema de reestructuración capilar interna y externa llega a lo más profundo de la fisura capilar por medio de minúsculas partículas. Lavar el pelo a diario con champús para cada tipo.

CONSEJOS PRACTICOS. Antes de las vacaciones, ir a la peluquería para cortar el pelo y hacer un tratamiento de nutrición. Realizar la tintura unas semanas antes de las vacaciones y no el día anterior, porque necesita algunos días para normalizar su humectación. Ya en destino, usar serum y cremas para peinar que ayudan a mantener la humedad. Evitar el uso de geles o de productos con alcohol. Usar peinados que contribuyan a protegerlo del sol, como trenzas tirantes con aceites proteicos. Después de un día al sol lavar el pelo con un champú de línea solar para reparar la fibra. Reducir el uso de secadores y planchitas que abren las cutículas de la fibra. Usar productos sebo-reguladores para que la oleosidad del cuero cabelludo se distribuya hacia el largo del pelo. Para lavar y aplicar las cremas, usar agua de tibia a fresca de modo que calme el cuero cabelludo en días de sol intenso, estimule los músculos y atenúe el estado de frizz.

Asesoramiento Miguel Angel Cisterna, tricòlogo, www.CabelloySalud.com, Alberto Sanders, Las Heras 2071, Victor Rubenoff, Charcas 3373.

Por Malu Pandolfo
Copyright DIARIO LA NACIÓN. Todos los derechos reservados.