+ novedades

Protección

Protección

De cómo evitar que el pelo se dañe con la exposición al sol, el agua salada y el cloro

Diario LA NACION | Suplemento MODA Y BELLEZA | jueves 27 de noviembre de 2008

Pérdida de color, debilitamiento y hasta resquebrajamiento, consecuencias de la exposición del pelo al sol.
¿Cómo protegerlo? ¿Qué hacer frente a la acción del agua salada o con cloro?

Agresores estivales Los rayos ultravioletas distorsionan las condiciones naturales del pelo. También sufre la acción del agua salada y el cloro. El agua con sal altera la carga estática propia de la fibra capilar y su elasticidad, y hace que se vuelva más frágil, permeable y quebradiza.

Daño Los rayos ultravioletas degradan la capa superficial del pelo, y hacen que se vea apagado y sin brillo. Dañan sus proteínas, la fibra capilar se rompe, su cutícula se separa y el pelo termina florecido. En el nivel de la cutícula, el llamado cemento intercelular se vuelve frágil, poroso y seco. De esta manera, es sensible a las agresiones, como el cloro y la sal del agua y la humedad. Con todo, al ser menor el peso de la fibra, se eriza más fácilmente. En las puntas se vuelve más fino que en el nacimiento y también menos brillante. Es que el sol ataca la queratina, y lo debilita. Así el pelo se quiebra y se decolora porque de igual modo afecta la melanina. En general, los castaños se aclaran y los rubios enrojecen.

Tinturas y procesos químicos Cualquier tipo de tintura supone un nuevo pigmento en el pelo, pero se desgasta por el lavado, sobre todo en el caso de pelo seco, poroso y lastimado. Esto se acentúa con los lavados frecuentes y la exposición al sol, el agua de mar y el cloro de las piletas. Henna, tono sobre tono, o coloración de óxido son afectados de la misma manera. Todo porque el pelo teñido pierde su melanina, protectora natural contra la acción de las radiaciones solares. En este caso, el colorante natural es reemplazado por colorantes artificiales, que son más sensibles a las radiaciones ultravioletas. De esta manera, este color artificial se lava, y pierde su tono original. Así, las tinturas se van más rápidamente en verano. Decoloración, coloración, henna, permanentes y alisados obligan a proteger la fibra capilar con productos específicos antes de la exposición al sol frecuente.

Prevención Antes de ir de vacaciones, es bueno intensificar el color. Además, los baños de henna fortalecen la fibra capilar. Se recomiendan antes de salir de vacaciones y una vez por mes. Otro procedimiento exitoso es la terapia sobre una base de miel, especialmente recomendada para pelo largo. También tiene proteínas que restauran la fibra. Se recomienda realizar a diario en verano, después de lavar el pelo, sobre todo si está poroso. Se pueden tomar más precauciones: empapar el pelo con agua dulce antes de entrar en el mar o la pileta. Saturarlo de esa manera impide la acción de los mencionados agentes negativos. Hábitos para tener en cuenta: cubrir el pelo con sombreros o pañuelos, usar mascarillas protectoras, champús y bálsamos que tengan filtros contra los rayos UV, que impiden la fotodegradación y el envejecimiento prematuro del pelo. Recordar que hay que renovar la mascarilla protectora antes de cada baño. También, se puede prevenir el daño solar con la ayuda de spray de textura ligera y no grasa, que da brillo y flexibilidad al pelo, y de geles protectores, que aportan brillo. Otra alternativa saludable es realizar baños de crema, aplicar lubricantes, baños de siliconas de manera frecuente, o recurrir a tratamientos de nanomoléculas de fitoproteínas, o proteínas de origen vegetal después de la tintura, con el fin de reestructurar el pelo dañado.

De vuelta Después de la exposición al sol, de regreso de la playa o pileta, lavar el pelo con champús neutros con agua lo más fría posible para que la fibra descanse del calor excesivo. Después, secarlo con toalla y luego con secador, previa aplicación de un serum encargado de cerrar las cutículas. Para reparar el daño causado por el sol se puede recurrir para el lavado a champús de tipo reparadores, que eliminan los residuos, suavizan y facilitan el peinado; a aquellos reconstituyentes antifotodesgastantes, especiales para pelo coloreado, y a máscaras de alta nutrición, que reparan el pelo profundamente, suavizan, dan brillo y facilitan el peinado.

Mieloterapia de Pelo y Salud ($ 75): baño de miel y proteínas que restaura la fibra y mantiene su color.

Asesoramiento: Tricólogo Miguel Angel Cisterna, www.CabelloySalud.com ; Mercedes Garro, de Kérastase Paris; Oscar Colombo, Ayacucho 1275,Luciana Barnetche, Centro Técnico de L?Oréal Professionnel; Andrea Peinados, Talcahuano 1225, 4813-9129; Alberto Sanders, Las Heras 2071, 4804-6622.

Copyright LA NACION. Todos los derechos reservados.